Archive for 27 septiembre 2007

de Malta a Kamchatka
27 septiembre, 2007

Querido Conrado:

Antes de nada quiero señalar que aquí ha hecho mucha ilusión que dijeras que “no sabías exactamente dónde estaba Malta”. Le he enseñado tu carta a todos mis vecinos, y me han mirado con mucho orgullo y me han dado golpecitos en la espalda. 

Ya te comenté en mi última misiva el revuelo causado por las curiosas contradicciones de la hora, y el movimiento que se ha generado en todo el país. La guinda del pastel, sin embargo, ha llegado con el debate que te voy a comentar a continuación:

El caso es que, como tú bien sabes, si viajamos hacia el este a partir del meridiano de Greenwich se va sumando cada vez una hora más, y si viajamos hacia el oeste se va restando una hora, de manera que en el punto del globo terráqueo opuesto a Greenwich nos encontramos con que, por una lado se han ido sumando 12 horas y por el otro se han ido restando 12 horas. Es decir: que en las antípodas de Greenwich existen dos regiones con la misma hora, sólo que en una es un día antes y en otra un día después.

Esto ha generado un revuelo sin precedentes en Malta, y me han designado precisamente a mí para viajar un fin de semana a Kamchatka (se ha calculado que es aquí donde se sitúa el epicentro del extraño acontecimiento) para documentarme sobre el suceso.

La razón de que sea yo la encargada de viajar es muy sencilla: el país se quiere guardar las espaldas por si se realiza un descubrimiento a escala mundial. En ese caso siempre podrían alegar que soy española y negarían cualquier relación conmigo.

Así que aquí estoy, en Kamchatka, pasando un fin de semana lleno de incertidumbre. Para empezar, te diré que el vuelo “Malta a Kamchatka” ha sido un tanto desconcertante. La gente hablaba de un modo muy extraño, utilizando frases como:

– “¿Las garrapatas van a las granjas?”
– “Para nada”.
– “Calla, calla, carcamal…”
– “Ana, saca la sal para las patatas, anda”.

Yo no entendía nada y me limitaba a observar, pensando para mis adentros: “vaya, vaya…”

Una vez hemos bajado del avión todo ha vuelto repentinamente a la normalidad.

 La Plaza Mayor de Kamchatka es imponente. En el centro hay un monumento grandioso. Es la estatua de 3 cañones, 4 jinetes a caballo y 2 soldados a pie. El guía nos ha contado que es el monumento más importante de todo Asia, ya que en el resto de capitales asiáticas sólo cuentan en su Plaza Mayor con un solitario y miserable soldado de infantería, excepto en las ciudades fronterizas con Europa, África e Indonesia.

 Tal y como sospeché, en el lugar exacto donde se produce el extraño suceso horario hay un telón misterioso que asciende hasta el cielo, formado como por vapores o alguna especie de líquido inmune a la gravedad. Obviamente es verde. Ahora mismo estoy en la cola para atravesarlo. Como es fin de semana, está hasta los topes de turistas. Te escribiré desde el otro lado.

 Un beso. Lucía.

Anuncios

Perú es un país de Música Ligera
9 septiembre, 2007

Mi muy querida Lucía,

Me ha hecho mucha gracia imaginarte con tanta notoriedad en ese pequeño gran país. Sabiendo ya sus características huidizas en cuanto al reconocimiento internacional espero que no tengas problemas si tus indagaciones acerca del tiempo (el que todo lo cura) alcanzan repercusiones científicas mundiales. Siempre podrán alegar que no eres maltesa ni estudiaste allí, pero a la UCF no le va a gustar ni tantito así.

Aquí, sin embargo, el tiempo (el que acaba dando la razón y poniendo a cada cual en su sitio) parece que se detenga con tanto placer visual, gastronómico y, por qué no repetirlo, visual. Cada día está siendo una aventura para mí. Hace 3 días, sin ir más lejos, hice un viaje en globo aerostático por los Andes. ¿Sabes por qué se les llama “globos aerostáticos”? Porque vistos desde lejos, si te fijas en su forma, recuerdan claramente a los globos. Lo de “aerostáticos” ya no lo sé.

Perú está siendo un viaje muy enriquecedor para mí. Si bien no a nivel económico, sí que lo está siendo en el plano cultural. Ya toco la flauta con una soltura inimaginable. A lo que no termino de adaptarme es al estilo musical, pues aquí son más amantes de la Música Ligera. Comprometido, como sabes que soy, en causas de rizosférica altura, he decidido abrir una academia musical con proyección de conservatorio. Mi misión es hacer de Perú un intachable candidato a ganar Eurovisión algún día. Aprovechar sus inefables cualidades para la Música Ligera y enderezar su gusto hacia fines de más calado. Como todavía no se ha apuntado ningún alumno tengo mucho tiempo libre y aprovecho para buscar a la persona que se encargue de llevar la academia cuando yo me vaya. Está siendo muy difícil porque todavía carezco de infraestructura y el proyecto, sin nada físico que lo avale, no se vende bien.

Ya tengo mi vuelo de vuelta a la península. Si todo sale como espero, en cuatro días estaré en Madrid dispuesto a incorporarme al trabajo. El retorno a la rutina del bufete se me va a hacer duro, pero la verdad es que me apetece mucho poder decirle a la gente que sufro síndrome postvacacional; como cuando ves que te ha tocado desembarcar por la T4 y te alegras porque sabes que tendrás que esperar 3 minutos más de lo normal y así te puedes quejar a gusto. Llegaré a la T4 a eso de las 9 de la noche, aunque a saber.

Como todavía no sé dónde está Malta voy a poner muchos sellos.

Un beso muy grande, Lucía.

Conrado.

Incongruencias del tiempo
4 septiembre, 2007

Querido Conrado:

Ante todo te pido disculpas por no haber escrito antes, pero he estado realmente atareada aquí en Malta. Mi libro va estupendamente, y otra serie de hechos inesperados me han tenido muy ocupada en los últimos días.

Antes de nada, es preciso que te hable de Todos. Todos es un amigo que he conocido aquí en Malta, que me acompaña a todas partes y con quien estoy entablando una gran amistad. Sé que se llama así (Todos) porque la primera semana que estuve aquí fue su cumpleaños, y escuché su nombre mientras la gente le cantaba “cumpleaños feliz”.

El caso es que un día estuve discutiendo con Todos acerca de las incongruencias del tiempo (no me refiero al clima, sino al otro “tiempo”, el que todo lo cura), y finalmente el debate ha trascendido a nivel nacional, de modo que me he visto inmersa en entrevistas, programas de televisión y todo eso.

La discusión comenzó planteándonos por qué a las “doce de la mañana” es mediodía y quedan unas pocas horas para comer, mientras que a la “una de la mañana” ya es de noche y ha quedado atrás la cena. Este debate semántico interesó mucho a los relojeros de la zona, que se preguntaron si tal vez era un error suyo. La sutilidad de la cuestión ha provocado que el país entero haya puesto todo su empeño en detectar el minuto preciso en que ocurre este extraño salto en el tiempo (el que todo lo cura). Por ejemplo, se ha decretado por Ley que a las doce y media de la mañana sigue siendo de día, mientras que a la una menos veinticindo de la mañana es ya de noche. Como te imaginarás, ahora mismo el debate gira en torno a qué hacemos con las 12 y 33 minutos de la mañana. La solución pasa por establecer una relación entre la hora y la actividad que se está realizando. Si se está realizando una actividad digna de admiración se permite decir “me quedé hasta las doce y pico de la noche acabando el trabajo de biología molecular”, para enfatizar que te quedaste hasta tarde haciendo algo meritorio, mientras que sería correcto decir “me quedé hasta la una menos veinte de la mañana en el bar tajándome como un piojo” para enfatizar que te lo pasaste bien hasta altas horas de la noche. Si alguien dijera “me quedé hasta las doce y pico de la mañana en el bar tajándome como un piojo” daría una imagen de borracho infame e indeseable.

Por otra parte, el Sindicato de Ladrones de Casas (SLC) ha hecho público un comunicado en el que aclara que por lo general, no suelen robar ninguna casa más allá de las 6 de la mañana, ya que al salir se encuentran con frecuencia con algún panadero que comienza su jornada o con gente trajeada esperando el primer autobús que les lleve al trabajo, lo cual hace que ellos (los ladrones) sientan una profunda vergüenza por su profesión, y apenas se atreven a responder el saludo de panaderos y ejecutivos con un tímido “Buenos días, que haya buen servicio” con la cabeza agachada y sujetando la televisión con las manos. “En cambio – afirman los ladrones – a las 3 de la mañana uno se encuentra con gente cuyo comportamiento y estado de embriaguez no te avergüenza en absoluto, y normalmente acabamos gritándoles y recriminándoles con afirmaciones como ¡buscaos un trabajo, ¿no os da vergüenza?!” y cosas así, mientras sujetan la televisión con las manos.

De esta manera se ha acordado que todas las actividades indecorosas y delictivas pueden tener lugar entre la una menos veintisiete de la mañana y las cinco de la mañana. Por el contrario, a las seis de la mañana toda persona que se encuentre en la calle ha de estar realizando un acto socialmente ejemplar. El intervalo que va desde las cinco hasta las seis de la mañana será de transición, para que vuelvan a su casa los del turno indecoroso y los del turno socialmente ejemplar se vayan vistiendo.

Después de tantos días tengo mucho que contarte, así que espero escribirte pronto.

Un beso, Lucía.