Turista a todo confort

Querida Lucía,

este tema tuyo con Germán me preocupa bastante. No quisiera entrometerme en tus asuntos ni en los suyos, pero quizá deba hacerlo en aquellos que incumben a ambos dos como pareja. Germán no te conviene, créeme. La última novieta que me presentó, de nombre Fucsy, fue encontrada en su piso hace cinco meses con vida, sí, pero con una vida sedentaria amargada por la pérdida de su amor y de varios tangas y sostenes. Germán la abandonó como se abandonan los zapatos viejos, destrozó el cristal de sus gafas de lejos, sacó del espejo su vivo retrato, y se convirtió, asomada a la ventana, en la chica de ayer, siendo demasiado tarde para comprender, con su cabeza dando vueltas persiguiéndole. Perdona que te lo explique de manera tan cruda, pero es que estos temas me ponen de los nervios y me cansan.

Cambiando de asunto, te cuento un poco mi devenir en estas últimas semanas. El presidente de Tanzania partió hace un mes con rumbo a Washington para pedirle la mano a la hija de George W. Bush. Leyendo una revista de chismorreos americanos, se topó con un reportaje sobre el bello vástago de los Bush y se quedó prendado de su belleza. Le costó decidirse pero al final se armó de valor y cogió el avión. Por si acaso no es correspondido, ya tiene pensado el plan: le mostrará a su padre la conveniencia de anexionar EE.UU. a la corona tanzana para formar un reino donde se ponga el sol mucho menos tiempo. Yo me encargué de hacerle una presentación de powerpoint en la que se mostraba la situación en caso de boda real. Te mando un disquete con la presentación para que le puedas echar un vistazo.

Con el presidente de viaje no he tenido apenas labores de palacio, por lo que me he dedicado a hacer turismo por Tanzania. Antes de irse a Estados Unidos, el presidente me dio una bolsa de cuero pequeñita, de éstas que se atan al cinturón, con 40 chelines tanzanos en su interior. Con ese dinero me he pegado un viaje por el país, desde las playas de oriente -me acordé mucho de ti el día en el que aprendí a decir “pescado rico y saludable” en swahili: se dice montfortedepalacios, ¡como tu segundo apellido! Ya es curioso, ¿no?- hasta las cumbres del Kilimanjaro. En lo más alto de este pico he pasado las navidades. A pesar de encontrarme lejos de mis seres queridos, he disfrutado mucho estar lejos de mis seres no tan queridos. Además ha sido divertidísimo porque al guía le picó una mosca tsé-tsé que le dejó grogui durante todo un día y, como me aburría, le pinté unos bigotes de gato. Todavía no entiende por qué me río tanto al mirarle, y lo cierto es que el asunto está perdiendo gracia porque cada vez se pone más serio con mis risas y mi palmear de muslo al señalarle.

Bueno, Lucía, voy a ver si consigo estar en Madrid para el 5 de enero, que ya sabes la ilusión que me hace ver cómo mis padres dejan regalos a los niños de todo el mundo esa noche. La verdad, desde que me dijeron, hace ya tantos años, que los Reyes Magos eran mis padres, esa fecha siempre ha sido especial para mí.

Un abrazo muy fuerte,

Tu amigo Conrado.

Anuncios

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: