Archive for 23 mayo 2008

Consiga el broche «Noche Radiante»
23 mayo, 2008

Estimada, sra. López, nos complace comunicarle que es usted una de nuestras clientes de confianza. Ha sido seleccionada entre miles de mujeres para recibir esta oferta por su demostrado gusto y sensibilidad.  Es por ello que queremos presentarle en exclusiva nuestra nueva joya: «Noche Radiante».

La base del broche «Noche Radiante» es una elegante paloma de oro blanco del Primera Ley, y sobre su superficie resplandecen 65 piedras preciosas que lucen en perfecta armonía. Delicados diamantes resaltan sobre una amalgama de soberbios rubíes y zafiros para dar grandiosidad a la maravillosa esmeralda central. Brillos cautivadores y colores de ensueño para crear auténtica magia en sus fiestas. «Noche Radiante», un verdadero tesoro que ahora puede ser suyo.

La obra ha sido diseñada por el afamado Jean Paul Guillot y se entrega, para la ocasión, en un magnífico estuche de terciopelo verde con su Certificado de Autenticidad, emitido por el Laboratorio Gemológico Gemacid, que garantiza la calidad y el origen natural de las piedras preciosas.

Sra. López, adjunto encontrará el sobre con el que deberá ponerse en contacto con nosotros para hacerle llegar esta joya en exclusiva.

Galería del Coleccionista.

Anuncios

Valladolid, con “V” de amor
6 mayo, 2008

Querido Conrado.

 

¡Qué exagerado eres! Si te escribí hace nada… mucho más te he escrito yo a ti que tú a mí, así que no te quejes.

 

Como sabrás, Germán y yo nos hemos venido a vivir a Valladolid, que ya era hora. Estamos estupendamente, en un pisito precioso que hemos comprado y lo estamos dejando precioso. Además, estamos más o menos cerca de mis padres, por si algún día pasa algo. Germán es un desastre, porque estoy yo cerca siempre, que si no…

 

A ver si os pasáis por aquí un día a vernos y tomamos café en el piso. Bueno… he oído noticias tuyas y veo que sigues soltero. Ay ay, Conrado… que eres como un niño. Bueno, de todas maneras pásate si quieres a tomar un café cualquier día. Me avisas, y te pasas.

 

Bueno, mil besos, Conrado.

 

 

 

Hola, Conrado!

 

Soy Germán, ¿qué pasa, tío? Le he dicho a Lucía que le tiraba yo la carta al buzón y aprovecho para escribirte yo también. ¿Qué tal todo? ¿Todo bien? Yo genial. Aquí estamos con el piso, arreglándolo y eso, que hay mucho trabajo. Casi no tengo tiempo para nada, macho. El otro día me acordé de aquella vez que faltaban hielos en tu casa y bajamos tú y yo a comprar, qué risa…. que me contaste un chiste de un burdel… ¡qué cabrón, cómo me lo pasé! Que risa. A ver si quedamos todos un día, joer. Cuando tengas novia tenéis que venir al piso, ¿eh? Hacemos una barbacoa o algo así, hay como una zona verde cerca de donde vivimos. Y si no vamos nosotros para Madrid. Dice Lucía que dentro de un par de meses quizás tenga un fin de semana libre, cuando esté acabado el piso y todo eso. ¡Y si no quedamos tú y yo, ¿que no?! Lucía es que perdió tu teléfono, que si no te hubiera llamado algún día y me cuentas cómo va todo, cabroncete. Oye, pues escucha. Te escribo aquí nuestro número. Llámanos tú, ¿vale? Qué cabrón, qué risa.

 

Un abrazo, tío!