Archive for 19 noviembre 2008

Acabo de ver la luz
19 noviembre, 2008

Querida Lucía,

No te lo vas a creer. Desde hace unos meses no has tenido noticias mías por una razón. La razón es la que no te vas a creer, porque que no hayas tenido noticias mías te lo crees seguro. ¡He estado jugando al rol! Al principio pensé que sería divertido, pasadas unas horas me empecé a mosquear por cuánto tardábamos en acabar, a los dos días me empezó a picar el gusanillo y hace unas horas se ha terminado el juego, exactamente 7 meses después de haber empezado. Buá, deberías verme, estoy blanquito blanquito por no haber recibido luz solar en todo este tiempo y, como no comíamos más que pizzas y redbules, he adquirido una silueta bien extraña, como una pera con patas, pero con el rabito más redondo y peludo.

Yo no las tenía todas conmigo con respecto a lo del rol, pensaba que era una cosa de críos, pero nada de eso, amiga, es algo superguay. Lo primero era hacerse un nombre que acojonara, así que opté por White-Colebrook, que suena como enrevesado y amenazador. Los compañeros de juego, unos amigos del bufete, se nombraron Hazen-Williams, Blasius ConLaF y la chica, Darcy-Weissbach. Ha sido fantástico. A los dos meses de juego se tuvo que retirar Blasius ConLaF, porque se había cogido una armadura de mierda que para qué las prisas. Ninguna de sus muchas magias podía funcionar sin una buena defensa. Siendo tres parecería que la cosa perdiese interés pero ni mucho menos. Empezó una batalla por coseguir alianzas sibilinas que levantaba suspicacias ante cualquier movimiento. Al final me uní con Darcy-Weissbach para conseguir engañar a Hazen-Williams y que se metiera solo en la guarida del dragón Moody. ¡Qué tonto! Esto sucedió 5 meses después de empezar, así que, si lo calculas, hemos estado 2 meses Darcy-Weissbach y yo, White-Colebrook, dándonos de ostias. Ha sido fantástico. Al final se ha resuelto con un robo de poderes por parte de Darcy-Colebrook que me ha dejado sin escapatoria, pero lo que ella no sabía es que yo todavía conservaba un as bajo la manga; cuando me ha ido a atacar con todo su arsenal le he tirado el as en toda la cara y la he matado. No te puedes hacer idea de cómo he disfrutado ese momento.

Ahora acabo de llegar a mi piso. Me había dejado una lavadora de color sin tender así que mañana saldré a la calle a echar esta carta al buzón, o bien como un jipi, o bien como un churrero. Y poco más, supongo que me habrán despedido del bufete, por lo que si te enteras de algún trabajillo no dudes en decírmelo, que me vendrá muy bien. Ay, señor, qué divertido es el rol. Bueno, voy a regar un poco las plantas y a dormir. Ahora que lo pienso, igual la carta la echo pasado mañana, que tengo que recuperar el sueño.

Un beso, Lucía. Y dale un abrazo a Germán, aunque seguro que no se lo merece.

Hasta pronto.

Anuncios

Australia-Sudán-Somalia-Inglaterra-Australia
17 noviembre, 2008

Querido Conrado:

Por tus últimas cartas deduzco que no me has escrito.

Estoy más o menos sobreviviendo por aquí por Sidney, sacando dinero de trabajillos que surgen y cosas así. De lo más interesante que puedo contarte, he de destacar que hace 3 semanas hice de traductora “in situ” de un conferenciante sudanés. 

Como ya te dije, Australia es un país de pandereta donde las cosas deben hacerse mal como parte de su forma de entender la vida. No en vano, tienen una expresión que dice más o menos así: “eso viene así por defecto”, cuando en realidad quieren decir que se ha fabricado así adrede. Me entiendes, ¿verdad?

El caso es que me encargaron traducir la conferencia de un hombre sudanés del que me aseguraron que no hablaba prácticamente nada de inglés. “Para que te hagas una idea, sabe de inglés tanto como yo”, me dijo mientras se reía el presidente de la entidad que invitó al conferenciante. Y el tío, créeme, se meaba de risa ante la idea de una persona que supiera tan poco inglés.

Pues bien, el sudanés en cuestión era natural de Somalia y llevaba años residiendo en Inglaterra, país en el cual se nacionalizó. Huelga decir que su inglés era exquisito, en el sentido más británico de la palabra. Gracias a Dios yo había insistido en reunirme con él el día antes a la exposición, para repasar juntos su conferencia y tratar de evitar disgustos en directo. En 3 minutos ya habíamos corregido la primera frase de los trípticos que se entregarían a los oyentes: “Mr. Amaj Neda nació en SOMALIA el 12 de …” Algo más difícil fue tratar de convencer al presidente de la entidad de que el Sr. Neda ya había visto antes agua corriente y que tras 15 años en Inglaterra ya había descubierto que esos pulsadores no se llamaban “botones mágicos frabricantes de luz”, sino interruptores.

En fin, creo que no te voy a contar el desenlace de esta aventura mientras no reciba una carta tuya. En realidad es que estoy algo cansada, pero así te meto presión.

En otro orden de cosas, te diré que me he comprado un hurón. Los hurones son unos animales adorables cuyas imágenes se utilizan a menudo en entrevistas de trabajo y en consultas psicológicas para preguntar “¿qué ve usted aquí?”, ya que constituyen un buen medidor del estado de optimismo de un sujeto. Tan pronto te recuerdan a un cachorro de perro pequeño como a una rata gigante.

Los hurones son animales absolutamente prescindibles y faltos de originalidad. Tienen rasgos de ardillas, hámsters, gatos, ratas y mapaches, pero a diferencia de ellos no tienen ninguna característica remarcable, a excepción de que huelen peor vivos que muertos. Toda aquella persona que tenga un hurón te dirá que son adorables, pero únicamente porque cuando los adquieres firmas un contrato que te obliga a decirlo. Lo cierto es que, a diferencia de los unicornios, si los hurones no existieran a nadie se le ocurriría inventárselos.

Bueno, Conrado, cuídate o no te cuides, pero escribe pronto.

¿Te llegó mi máquina de calcular pérdidas de altura?

Un beso.