Archive for the ‘Australia’ Category

Australia-Sudán-Somalia-Inglaterra-Australia
17 noviembre, 2008

Querido Conrado:

Por tus últimas cartas deduzco que no me has escrito.

Estoy más o menos sobreviviendo por aquí por Sidney, sacando dinero de trabajillos que surgen y cosas así. De lo más interesante que puedo contarte, he de destacar que hace 3 semanas hice de traductora “in situ” de un conferenciante sudanés. 

Como ya te dije, Australia es un país de pandereta donde las cosas deben hacerse mal como parte de su forma de entender la vida. No en vano, tienen una expresión que dice más o menos así: “eso viene así por defecto”, cuando en realidad quieren decir que se ha fabricado así adrede. Me entiendes, ¿verdad?

El caso es que me encargaron traducir la conferencia de un hombre sudanés del que me aseguraron que no hablaba prácticamente nada de inglés. “Para que te hagas una idea, sabe de inglés tanto como yo”, me dijo mientras se reía el presidente de la entidad que invitó al conferenciante. Y el tío, créeme, se meaba de risa ante la idea de una persona que supiera tan poco inglés.

Pues bien, el sudanés en cuestión era natural de Somalia y llevaba años residiendo en Inglaterra, país en el cual se nacionalizó. Huelga decir que su inglés era exquisito, en el sentido más británico de la palabra. Gracias a Dios yo había insistido en reunirme con él el día antes a la exposición, para repasar juntos su conferencia y tratar de evitar disgustos en directo. En 3 minutos ya habíamos corregido la primera frase de los trípticos que se entregarían a los oyentes: “Mr. Amaj Neda nació en SOMALIA el 12 de …” Algo más difícil fue tratar de convencer al presidente de la entidad de que el Sr. Neda ya había visto antes agua corriente y que tras 15 años en Inglaterra ya había descubierto que esos pulsadores no se llamaban “botones mágicos frabricantes de luz”, sino interruptores.

En fin, creo que no te voy a contar el desenlace de esta aventura mientras no reciba una carta tuya. En realidad es que estoy algo cansada, pero así te meto presión.

En otro orden de cosas, te diré que me he comprado un hurón. Los hurones son unos animales adorables cuyas imágenes se utilizan a menudo en entrevistas de trabajo y en consultas psicológicas para preguntar “¿qué ve usted aquí?”, ya que constituyen un buen medidor del estado de optimismo de un sujeto. Tan pronto te recuerdan a un cachorro de perro pequeño como a una rata gigante.

Los hurones son animales absolutamente prescindibles y faltos de originalidad. Tienen rasgos de ardillas, hámsters, gatos, ratas y mapaches, pero a diferencia de ellos no tienen ninguna característica remarcable, a excepción de que huelen peor vivos que muertos. Toda aquella persona que tenga un hurón te dirá que son adorables, pero únicamente porque cuando los adquieres firmas un contrato que te obliga a decirlo. Lo cierto es que, a diferencia de los unicornios, si los hurones no existieran a nadie se le ocurriría inventárselos.

Bueno, Conrado, cuídate o no te cuides, pero escribe pronto.

¿Te llegó mi máquina de calcular pérdidas de altura?

Un beso.

Anuncios

Australia, un país de pandereta
23 julio, 2008

Querido Conrado:

Como ves por el matasellos, estoy en Sidney, Australia. Me gustaría estar en alguna otra ciudad de Australia, pero como bien sabes no hay ninguna otra. Al menos, conocida.

Me he trasladado hasta aquí para cubrir un reportaje que está causando sensación en la ciudad. Un hombre travestido ha interpuesto una demanda contra la compañía que promociona “Gym Fitness PowerVibration”. El Gym Fitness PowerVibration es un aparato que te enchufas por todo el cuerpo y te suelta descargas eléctricas hasta que te pones en forma o enciendes el microondas sólo con pasar por delante. En el anuncio sale una tía increíble con todos los parches puestos y afirmando que en tan sólo 12 semanas puedes conseguir el mismo cuerpo que ella. El demandante, sin embargo, afirma que lleva 20 semanas con el aparato y ni siquiera le han salido todavía las tetas. “Del aparato genital ni hablamos”, afirmó frente al tribunal.

En fin. Como aquí todo va al revés (ya sabes que son las antípodas de España) he necesitado hacer un examen para sacarme el carnet de conducir, porque aquí se conduce por la izquierda, y además marcha atrás. Los espejos retrovisores sirven para mirar hacia delante.

Como comprenderás me ha costado mucho decidirme, pero al final ha sacado fuerzas suficientes y me he apuntado a una autoescuela. He trabajado duro y al final me dieron fecha para examinarme. El examen fue ayer. Me presentaba junto con otros 2 alumnos, naturales de Australia, que ya estaban acostumbrados al tipo de conducción, y que además se habían presentado al examen ya tres veces. ¿Y a que no sabes qué? Pues hice un examen bastante bueno y obtuve la mejor nota de todos. En realidad aprobé, pero no me han dado el carnet, porque además de la nota que saques también cuentan los puntos de experiencia. Como mis compañeros ya habían suspendido 3 veces tenían muchos puntos de experiencia (aquí se llaman puntos de incompetencia) acumulados, y al final ellos sí han conseguido el carnet. Al final del examen uno de mis compañeros me comentó: “has hecho un gran examen, pero claro, era la primera vez que te presentabas, así que tenemos preferencia los que hemos acumulado más puntos de incompetencia suspendiendo los anteriores exámenes”. En fin, no sé qué hacer. La idea de ir acumulando puntos de incompentencia a base de suspender hasta que algún día me den el carnet en detrimento de alguien que haya hecho un examen mejor no me ilusiona demasiado.

De todas maneras, te mantendré informado de mis devaneos por Australia. Oye, ¿tú qué tal? ¿No has estado en Jaen hace poco? Espero que me escribieras desde allí. Si metiste el sobre dentro de la carta y luego no lo echaste en el buzón supongo que no hay ninguna razón para que no me llegue.

Un beso, Conrado. Cuidate.