Archive for the ‘China’ Category

Rumbo a Malta
19 julio, 2007

Querido Conrado:

Me despido de este hermoso país que es China, que con tanto cariño me ha acogido, y te escribo prácticamente a salto de mata porque acabo de coger un avión de vuelta a Europa. Voy a pasar unos días en Malta para descansar y de paso comenzar un reportaje acerca de lugares del mundo de los cuales no sabemos nada. Me gustaría señalar que he evitado hacer el obvio juego de palabras “a salto de malta”. Aunque si te das cuenta, lo acabo de hacer ahora.

La idea de hacer un reportaje sobre Malta me venía rondando la cabeza desde que era pequeña. Siempre me he preguntado cómo se vive en un país que no tiene repercusión mundial, o por lo menos que no finge tenerla. Tengo delante de mí un papel en blanco en el que he tratado de escribir el nombre de los personajes más ilustres de la historia que nacieron en Malta. A continuación, y dada mi escasa cultura, he intentado escribir el nombre de algunos de los deportistas más insignes que hayan enarbolado la bandera de Malta. Ahora estoy buscando cantantes, y aunque me viene Eurovisión a la cabeza, no consigo recordar ninguna melodía.

Hablando en el avión con un hombre muy simpático que parece que conoce bastante la región, me ha dicho que existe una especie de Federación de Países Desconocidos (UCF) que por lo visto organizan unas fiestas de aquí te espero, y celebran casi semanalmente que el mundo les ignora montando una gran “swaf” que dura varias horas. Cuando le he preguntado qué era una “swaf” me ha respondido: “¿lo ve como les ignoran? Si se ven a lo lejos…”

Por lo visto son unos 15 países o así. No he reconocido ninguno de los nombres excepto el de Malta, claro. El simpático hombre me ha explicado que, al menos, en España conocemos Malta porque nos hincha el orgullo haberles ganado 8-1 al fútbol. Le he aclarado que fue 12-1 y me ha respondido: “¿lo ve como les hincha el orgullo? ¿qué más le dará a usted?”.

Por ahora tengo poco más que contar, pero en cuanto me adapte un poco y tenga tiempo tendrás noticias mías. Mientras tanto, mira a ver si descubre si las “limas” que se utilizan para huir de la cárcel son originarias de Lima. Seguramente te dirán que las buenas sí, pero que ahora a cualquier lima enclenque le ponen la etiqueta de “lima” o de “tavernes”. Y lo mismo con el fruto de la “lima”.

Qué recuerdos… en China, “lima” significaba “verso”.

Un abrazo de tu amiga, que te echa de menos.

Lucía

Anuncios

Tecnología nipona
26 junio, 2007

Mi muy querido Conrado:

Te comento con tristeza que me sorprende mucho lo ingenuo que puedes llegar a ser a veces. He leido con atención tu última carta y todas las vicisitudes que estás sufriendo allá en Londres para contactar con Jack, y he de serte sincera: yo creo, mi buen Conrado, que Jack sabe perfectamente que estás en Londres, y que si hay una razón por la cual no te coge el teléfono y no acude a vuestras citas es que ha olvidado el nombre de tu encantadora sobrina, o de algún otro familiar, y le causa reparo no poder preguntarte por ellos en condiciones. También puede ocurrir que no encuentre la rebeca que le regalaste por Navidad, y esté esperando a que haga un día muy caluroso en Londres para tener una excusa para no llevarla puesta. Pero no te preocupes; me he adelantado a estos infortunios y me he tomado la libertad de mandarle un telegrama urgente para que vuestra situación se solucione lo más pronto posible. Reza así: “Sobrina-Merceditas. Stop. Del-Anselmo-y-la-Jacinta. Stop. Rebeca-olvidada-en-mi-coche. Stop”.

Por otra parte, ayer estuve en una exposición de tecnología absolutamente sorprendente. Tal y como me comentaste, aquí en China hacen unas calculadoras asombrosas, pequeñas y muy ligeras. Bueno, en realidad parece ser que los verdaderos expertos en tecnología son los japoneses, pero visto que los europeos no somos capaces de distinguir entre los diferentes países asiáticos (¿tú sabías que los coreanos y los vietnamitas no eran chinos?) han decidido adoptar en todos los países los tópicos que el turista de a pie espera encontrar. Ya no nos insisten tanto con eso de que “Humor Amarillo” es japonés.

Bueno, a lo que iba. Entre las cosas más sorprendentes de la muestra de tecnología me he encontrado con una máquina del tiempo capaz de trasladarte al futuro. El acabado estaba muy cuidado, y desde fuera no parecía más que una silla normal y corriente, pero te sentabas en ella y al cabo de unos instantes habías dejado atrás el presente y estabas en el futuro. Y cuanto más tiempo permanecías en la silla, más se notaba el efecto. Ahora están centrando todos sus esfuerzos en intentar que la silla te traslade al futuro más rápido de lo que tardarías en llegar fuera de ella, pero los cimientos de esta revolución desde luego están ya asentados (nunca mejor dicho).

Espero que estas líneas te reconforten y tu situación con Jack se haya solventado. De todas maneras no dejes de disfrutar de Londres. Creo que hacen unos transistores y un arroz maravillosos.

Muchos besos,

Lucía.

cine oriental
17 junio, 2007

Querido Conrado:

Cómo admiro la facilidad con la que te mueves por todo el mundo. Te imagino en el hall del hotel arreglando el despiste de la reserva y me acuerdo mucho de los cursos de inglés por fascículos: “I have a reserved room. There has to be some kind of misunderstood. Please check again. Con-ra-do”. Me parto de risa. Menudo eres tú para desenredar desaguisados.

Por Pekín todo sigue igual. Hoy hemos ido al cine, y he descubierto que casi todas las películas americanas son adaptaciones de ideas originales chinas. Por ponerte un ejemplo, he visto X-men, pero la versión china. Me veo obligada a decir que es mucho mejor la oriental que la versión americana. Si no lo dijera me tomarían por inculta.

El caso es que el guión era realmente fabuloso. La película comenzaba con la explosión de una bomba nuclear en las inmediaciones de un almacén de productos radiactivos. Toda la gente que se encontraba alrededor sufría mutaciones genéticas aleatorias, y como consecuencia desarrollaban habilidades completamente inesperadas en un ser humano.

Con tantos genes que tiene el ADN, los poderes que obtenían eran de lo más variopinto. Uno de los protagonistas podía enderezar los rabillos de los “seises” con la mente, y otro de ellos con la mano, lo cual era igual de espectacular. Otro de los personajes desarrollaba unas aberturas en las gónadas que le permitían vivir en ambientes sin atmósfera y a más de 500º centígrados, lo cual le hubiera permitido vivir en Venus. Los demás personajes le han preguntado si quería que fueran todos a Venus, para probar sus poderes, y él ha respondido con mucha humildad que “le daba igual, que lo quisieran los demás”. También había un personaje que podía volar. Por desgracia, un hombre malvadísimo sin abuela se había propuesto cavar túneles estrechísimos bajo el suelo de toda la ciudad, para desestabilizar el clima de prosperidad y sosiego. Por fortuna, los protagonistas han decidido utilizar los poderes que providencialmente habían adquirido para detenerle. Ha sido un acto muy generoso. Al final daba un poco de pena el actor que podía volar porque claro, para qué le iba a servir.

Dale muchos recuerdos a Jack. Sobre todo recuérdale que habíais quedado. Tengo muchas ganas de verle para ponerle cara.

Besos, Lucía.

Desde Pekín (II)
13 junio, 2007

Querido Conrado:

Los días pasan maravillosamente por Pekín. También para mí. Me apena no poder encontrarte a mi regreso, tendré muchas cosas que contarte. Además, he caído en que tengo que dejarte un libro.

Es sorprendente cómo se parecen los chinos a sí mismos. También se parecen bastante entre ellos. Es por eso que este país lo amas o lo odias. Si conoces a un chino y te cae simpático, andas por la calle con la sensación de estar entre cientos de amigos.

Paso casi todo el tiempo con mi intérprete, pero ya voy conociendo gente nueva. O no.

Poco a poco voy pillándole el truco al idioma. En el fondo es muy parecido al español, lo que pasa es que lo hablan muy rápido, pero si lo ves escrito se entiende todo.
Aquí todas las tiendas son de chinos. Y por las noches, los españoles salimos a vender rosas y DVD’s piratas. Es muy divertido.

Deseando que nos encontremos pronto:
tu amiga, Lucía.

Desde Pekín
12 junio, 2007

Querido Conrado:

Tal y como te comenté, me encuentro en Pekín por un asunto de negocios. Y digo “Pekín” porque lo que quiero es decirte que estoy en China, pero no conzco a ciencia cierta el nombre de ninguna otra ciudad china que no sea Pekín. Tengo un hueco antes de que me saquen a conocer el casco antiguo y el Ayuntamiento, así que aprovecho para escribirte estas líneas.

Por aquí todo muy bien. El viaje ha sido muy corto porque íbamos en dirección contraria al giro de La Tierra, por lo que prácticamente el avión sólo ha dado un salto y el suelo se ha movido por debajo.

Por lo que veo, no sólo se conduce por el carril izquierdo, sino que también se escribe de derecha a izquierda. Me he visto obligada a hacer lo mismo, puesto que todos los folios que he conseguido tienen la línea roja del margen a la derecha, y contra eso no se puede luchar. La única razón por la que puedes leer esta carta con normalidad es porque la he metido al revés en el sobre.

Ya te contaré qué tal me va todo por aquí. Espero verte a mi regreso.

Besos, Lucía.