Archive for the ‘Conrado’ Category

Acabo de ver la luz
19 noviembre, 2008

Querida Lucía,

No te lo vas a creer. Desde hace unos meses no has tenido noticias mías por una razón. La razón es la que no te vas a creer, porque que no hayas tenido noticias mías te lo crees seguro. ¡He estado jugando al rol! Al principio pensé que sería divertido, pasadas unas horas me empecé a mosquear por cuánto tardábamos en acabar, a los dos días me empezó a picar el gusanillo y hace unas horas se ha terminado el juego, exactamente 7 meses después de haber empezado. Buá, deberías verme, estoy blanquito blanquito por no haber recibido luz solar en todo este tiempo y, como no comíamos más que pizzas y redbules, he adquirido una silueta bien extraña, como una pera con patas, pero con el rabito más redondo y peludo.

Yo no las tenía todas conmigo con respecto a lo del rol, pensaba que era una cosa de críos, pero nada de eso, amiga, es algo superguay. Lo primero era hacerse un nombre que acojonara, así que opté por White-Colebrook, que suena como enrevesado y amenazador. Los compañeros de juego, unos amigos del bufete, se nombraron Hazen-Williams, Blasius ConLaF y la chica, Darcy-Weissbach. Ha sido fantástico. A los dos meses de juego se tuvo que retirar Blasius ConLaF, porque se había cogido una armadura de mierda que para qué las prisas. Ninguna de sus muchas magias podía funcionar sin una buena defensa. Siendo tres parecería que la cosa perdiese interés pero ni mucho menos. Empezó una batalla por coseguir alianzas sibilinas que levantaba suspicacias ante cualquier movimiento. Al final me uní con Darcy-Weissbach para conseguir engañar a Hazen-Williams y que se metiera solo en la guarida del dragón Moody. ¡Qué tonto! Esto sucedió 5 meses después de empezar, así que, si lo calculas, hemos estado 2 meses Darcy-Weissbach y yo, White-Colebrook, dándonos de ostias. Ha sido fantástico. Al final se ha resuelto con un robo de poderes por parte de Darcy-Colebrook que me ha dejado sin escapatoria, pero lo que ella no sabía es que yo todavía conservaba un as bajo la manga; cuando me ha ido a atacar con todo su arsenal le he tirado el as en toda la cara y la he matado. No te puedes hacer idea de cómo he disfrutado ese momento.

Ahora acabo de llegar a mi piso. Me había dejado una lavadora de color sin tender así que mañana saldré a la calle a echar esta carta al buzón, o bien como un jipi, o bien como un churrero. Y poco más, supongo que me habrán despedido del bufete, por lo que si te enteras de algún trabajillo no dudes en decírmelo, que me vendrá muy bien. Ay, señor, qué divertido es el rol. Bueno, voy a regar un poco las plantas y a dormir. Ahora que lo pienso, igual la carta la echo pasado mañana, que tengo que recuperar el sueño.

Un beso, Lucía. Y dale un abrazo a Germán, aunque seguro que no se lo merece.

Hasta pronto.

Anuncios

Consiga el broche «Noche Radiante»
23 mayo, 2008

Estimada, sra. López, nos complace comunicarle que es usted una de nuestras clientes de confianza. Ha sido seleccionada entre miles de mujeres para recibir esta oferta por su demostrado gusto y sensibilidad.  Es por ello que queremos presentarle en exclusiva nuestra nueva joya: «Noche Radiante».

La base del broche «Noche Radiante» es una elegante paloma de oro blanco del Primera Ley, y sobre su superficie resplandecen 65 piedras preciosas que lucen en perfecta armonía. Delicados diamantes resaltan sobre una amalgama de soberbios rubíes y zafiros para dar grandiosidad a la maravillosa esmeralda central. Brillos cautivadores y colores de ensueño para crear auténtica magia en sus fiestas. «Noche Radiante», un verdadero tesoro que ahora puede ser suyo.

La obra ha sido diseñada por el afamado Jean Paul Guillot y se entrega, para la ocasión, en un magnífico estuche de terciopelo verde con su Certificado de Autenticidad, emitido por el Laboratorio Gemológico Gemacid, que garantiza la calidad y el origen natural de las piedras preciosas.

Sra. López, adjunto encontrará el sobre con el que deberá ponerse en contacto con nosotros para hacerle llegar esta joya en exclusiva.

Galería del Coleccionista.

Relax
7 marzo, 2008

Querida Lucía,

comprobar cómo te diviertes con Germán me da que pensar. Tal vez me haya precipitado al emitir un juicio tan sucio acerca de las intenciones de ese holgazán que tengo por primo. Es posible que, por fin, haya sentado la cabeza y haya encontrado en ti un alma gemela con la que compartir una naranja. Ojalá sea así. No obstante el amor, te pido que resistas un poco a su embrujo, y que seas consciente de cada paso que deis como pareja; que no vayáis a lo loco, sino con cabeza, vaya.

He de reconocerte que tu carta me ha dado envidia. Envidia sana, eso sí. Estás en uno de los países más bonitos que existen (creo que tienen una catedral muy valorada por los turistas profesionales) y encima de vacaciones. Como ya te conté, yo estoy desde navidad en España y trabajando. Mi viaje a Tanzania terminó precipitadamente porque mi jefe me ordenó que volviese con urgencia. Estoy llevando un juicio en el que mi cliente reclama que no le incluyan en el Libro Guinness de los récords. Se llama Humphrey Connors y diferencia cualquier canción de los 80′ escuchando únicamente el primer segundo. Es un señor muy pintoresco, signifique lo que signifique ese adjetivo, y los editores del Libro Guinness aseguran que cuando Humphrey fue a la entrevista no cumplió con las expectativas, pues acertó una única canción de las 40 en que consistía la prueba. Mi cliente sostiene que él nunca ha fallado una canción, pero que el reproductor que usaron los jueces del Libro Guinness tenía activados los dos segundos de silencio al empezar una canción, lo que hacía imposible llegar a escuchar absolutamente nada. Siendo así, Humphrey reclama su inclusión en el Libro por haber adivinado esa única canción. Me dice: “como no oía nada, decidí decir que todas eran Relax de Frankie goes to Hollywood, y la número 14 lo era”. Todavía estoy esperando que me respondan los editores del Libro a la carta que les envié hace ya un mes, por lo que mi único trabajo está consistiendo en subir la moral de Humphrey, asegurándole que vamos a ganar y que sus hijos podrán estar orgullosos de él, y preparar la futura entrevista que tendré con los demandados.

Por otro lado, te tengo que recordar que el domingo tienes que estar de vuelta, pues se celebra en España el ya clásico rito de la rifa electoral. Tengo la sensación de que este año voy a ganar. Ya tengo pensada la papeleta que introduciré, y algo me dice que acertaré el ganador y entraré en el sorteo final. ¡Hay miles de premios esperándote!

Poco más, Lucía. Dale un saludo desafiante a Germán y cuídate mucho. Un abrazo.

Conrado.

Turista a todo confort
3 enero, 2008

Querida Lucía,

este tema tuyo con Germán me preocupa bastante. No quisiera entrometerme en tus asuntos ni en los suyos, pero quizá deba hacerlo en aquellos que incumben a ambos dos como pareja. Germán no te conviene, créeme. La última novieta que me presentó, de nombre Fucsy, fue encontrada en su piso hace cinco meses con vida, sí, pero con una vida sedentaria amargada por la pérdida de su amor y de varios tangas y sostenes. Germán la abandonó como se abandonan los zapatos viejos, destrozó el cristal de sus gafas de lejos, sacó del espejo su vivo retrato, y se convirtió, asomada a la ventana, en la chica de ayer, siendo demasiado tarde para comprender, con su cabeza dando vueltas persiguiéndole. Perdona que te lo explique de manera tan cruda, pero es que estos temas me ponen de los nervios y me cansan.

Cambiando de asunto, te cuento un poco mi devenir en estas últimas semanas. El presidente de Tanzania partió hace un mes con rumbo a Washington para pedirle la mano a la hija de George W. Bush. Leyendo una revista de chismorreos americanos, se topó con un reportaje sobre el bello vástago de los Bush y se quedó prendado de su belleza. Le costó decidirse pero al final se armó de valor y cogió el avión. Por si acaso no es correspondido, ya tiene pensado el plan: le mostrará a su padre la conveniencia de anexionar EE.UU. a la corona tanzana para formar un reino donde se ponga el sol mucho menos tiempo. Yo me encargué de hacerle una presentación de powerpoint en la que se mostraba la situación en caso de boda real. Te mando un disquete con la presentación para que le puedas echar un vistazo.

Con el presidente de viaje no he tenido apenas labores de palacio, por lo que me he dedicado a hacer turismo por Tanzania. Antes de irse a Estados Unidos, el presidente me dio una bolsa de cuero pequeñita, de éstas que se atan al cinturón, con 40 chelines tanzanos en su interior. Con ese dinero me he pegado un viaje por el país, desde las playas de oriente -me acordé mucho de ti el día en el que aprendí a decir “pescado rico y saludable” en swahili: se dice montfortedepalacios, ¡como tu segundo apellido! Ya es curioso, ¿no?- hasta las cumbres del Kilimanjaro. En lo más alto de este pico he pasado las navidades. A pesar de encontrarme lejos de mis seres queridos, he disfrutado mucho estar lejos de mis seres no tan queridos. Además ha sido divertidísimo porque al guía le picó una mosca tsé-tsé que le dejó grogui durante todo un día y, como me aburría, le pinté unos bigotes de gato. Todavía no entiende por qué me río tanto al mirarle, y lo cierto es que el asunto está perdiendo gracia porque cada vez se pone más serio con mis risas y mi palmear de muslo al señalarle.

Bueno, Lucía, voy a ver si consigo estar en Madrid para el 5 de enero, que ya sabes la ilusión que me hace ver cómo mis padres dejan regalos a los niños de todo el mundo esa noche. La verdad, desde que me dijeron, hace ya tantos años, que los Reyes Magos eran mis padres, esa fecha siempre ha sido especial para mí.

Un abrazo muy fuerte,

Tu amigo Conrado.

El paquete de Versalles
23 noviembre, 2007

Querida Lucía,

Tus últimas cartas no han hecho más que preocuparme. Creo que no debí presentarte a mi primo Germán. Por lo menos no sin antes haberte advertido de que es muy dado a echar todo tipo de sustancias psicotrópicas a las damas con las que se relaciona. Pensé que, al ser tú amiga mía, se censuraría antes de llevar a cabo su ya tedioso hábito. Por lo que veo me equivoqué. Haz el favor de tener en cuenta que por muy burra que te ponga, Germán es un vivelavida de mucho cuidado. Para muestra un botón: cuando éramos pequeños, él siempre estaba insistiendo en entrar en una casa abandonada llena de espíritus, a la cual teníamos prohibidísimo acercarnos. Una noche se escapó y se coló dentro. Por lo visto estaba llena de cruces invertidas, cuernos de carnero, firmas satánicas y símbolos de Héroes del Silencio. Espero que esto último te haga reflexionar.

Respecto a mi viaje a Tanzania, esto está siendo la mar de desconcertante. El presidente de la república ha cambiado de opinión y ya no quiere que Tanzania sea una monarquía absoluta. Esta mañana le ha llegado un paquete de Versalles con pelucas de época que había comprado por internet, y dice que le sientan fatal. Los ministros y yo le hemos estado diciendo que es normal que al principio se vea raro, con la cara tan negra y los rizos tan blancos, pero que le quedaban genial. No hemos conseguido nada porque tiene un genio terrible. No hacía más que colocarse las pelucas de mil maneras y desesperarse. Miraba la revista de Historia, se colocaba la peluca en el espejo, volvía a mirar la revista, se volvía a colocar la peluca, miraba otra vez la revista, se miraba en el espejo, tiraba la peluca a la basura, sacaba otra peluca de la caja, se la colocaba delante del espejo, miraba la revista de Historia, se miraba en el espejo, movía la peluca un poco hacia los lados, miraba la revista, se miraba en el espejo, ponía morritos, miraba la revista, se volvía a mirar en el espejo, tiraba la peluca a la cara del ministro de Sanidad, sacaba otra peluca, la tiraba al suelo sin ponérsela. Sacaba otra peluca. Hasta 20 pelucas ha sacado y con ninguna se veía bien. Al final se ha hartado y ha pedido que nos marcháramos del despacho porque quería estar solo. Desde detrás de la puerta se le escuchaba llorar y decir palabras sueltas como excrément, douleur o mauvais destin.

Tal y como se ha dado la mañana, esta tarde no me voy a acercar por palacio. Supongo que tiene que ser bastante doloroso ver cómo tus sueños se hunden. Voy a aprovechar para dar una vuelta por Dodoma (que en español significa Madrid) para conocer cómo es la vida en una capital africana.

Dejo de escribir ya, que me van a cerrar las tiendas. Mucho ánimo con los retoques del libro y ten en cuenta que el cambio a literatura sexy puede ser para bien; las Spice Girls no se comieron un colín hasta que dejaron la canción protesta. Un abrazo muy fuerte.

Conrado.

Transición tanzana
14 noviembre, 2007

Querida Lucía,

Estos días que hemos estado juntos han sido un reconfortante alivio. Después de tanto tiempo sin vernos pensé que no te reconocería. Nada más lejos. Estás igual que siempre; no te lo tomes por el lado malo.

Como ya te adelanté el otro día, ayer vine a Tanzania para asesorar legalmente al presidente de la república. Esta mañana me ha recibido en su despacho y no quieras saber cómo lo tenía de desordenado. Le he dicho que antes de empezar a hablar de leyes, constituciones, latinajos y demás zarandajas, había que poner un poco de orden allí. Hemos empezado a recoger la habitación a las 9 de la mañana, ¡y hasta las 12 no hemos terminado! Un espectáculo. Si no hemos llenado 7 bolsas de basura no hemos llenado ninguna, y había una capa de polvo encima de los armarios que tirabas una moneda y desaparecía. Él se excusaba, con un poco de cachondeo, diciéndome que trabaja mucho y que no saca tiempo para adecentar el despacho. Le he hecho ver que no me hacía ninguna gracia y le he contestado que tener el despacho limpio no es sólo una cuestión de apariencia, sino que también repercute en el trabajo, el respeto y la higiene. Con estas cosas hay que ponerse firme, y creo que le ha llegado el mensaje.

Tras terminar de adecentar el despacho nos hemos tenido que duchar y cambiar de ropa, porque no veas cómo hemos acabado. Ya después de comer nos hemos puesto a trabajar. Por lo que me ha contado, tiene en mente una reforma en la constitución por la cual la república de Tanzania pasaría a ser una monarquía absoluta. Como no entendía muy bien el proyecto me ha hecho leerme un artículo de una revista de Historia que hablaba sobre Luis XIV de Francia. Ha insistido mucho en las ventajas que tendría Tanzania si tuviera un rey absoluto, y luego se ha puesto un poco pesado con los peinados. “Quiero pelucas como ésta y como ésta. Y también como ésta”, me decía señalando la cabeza de Luis XIV en diferentes cuadros que aparecían en la revista. Todo esto me parece muy disparatado, Lucía.

Mañana por la mañana nos reuniremos otra vez para analizar la situación y ver cómo afrontamos la transición (por lo visto vendrá también su ministro de Medio Ambiente, que se ha pedido ser Madame de Montespan). Ahora voy a aprovechar lo que queda de tarde para dar un paseo por la ciudad y pensar qué le voy a decir a esta gente mañana.

Bueno, pues ya espero noticias tuyas. Cuídate mucho, Lucía. Un abrazo.

Conrado.

Rutina sin inquina
11 octubre, 2007

Querida Lucía,

Ya estoy en Madrid. Ha sido un viaje precioso sobrevolar el océano Atlántico de nuevo. El piloto era esquimal y nos ha dicho que él era capaz de diferenciar cinco tipos de azul. Los pasajeros hemos estado muy entretenidos intentando sacar los cinco azules pero nos hemos quedado en cuatro. Menudos son estos esquimales.

La rutina del bufete va según lo esperado. El síndrome postvacacional está en pleno apogeo. Es una gozada. Mañana comienzo un juicio en el que llevo trabajando desde hace unos días. Por lo visto, la señora Clarkminster-Pickhampton, mi defendida, ha sido denunciada por una veintena de vecinos de su urbanización en Getafe. El representante de los denunciantes, el señor Flintslord-Fennembrought, vecino puerta-con-puerta de la señora Clarkminster-Pickhampton, sostiene que ésta hacina búlgaros en el sótano de su casa y que pone la televisión altísima. Con el tema de los búlgaros le he recomendado que pacte, porque ahora mismo estoy en su casa y efectivamente tiene un montón de ellos. Sin embargo, con la denuncia por el volumen de la televisión vamos a ir a juicio. Y vamos a ganar.

Como te contaba, la reincorporación al trabajo está siendo agotadora. Desde que llegué a Madrid el teléfono no ha parado de sonar (mañana me ha dicho el técnico que se pasará a echarle un vistazo), y encima se me ha estropeado la moto y tengo que coger 3 taxis para llegar a la oficina, que está lejísimos. Lo único positivo que le saco al final de las vacaciones es que ahora igual tengo la oportunidad de verte por fin.

Me despido ya, que la señora Clarkminster-Pickhampton ha subido ya de dar de comer a los búlgaros.

Un fuerte abrazo.

Conrado.

Perú es un país de Música Ligera
9 septiembre, 2007

Mi muy querida Lucía,

Me ha hecho mucha gracia imaginarte con tanta notoriedad en ese pequeño gran país. Sabiendo ya sus características huidizas en cuanto al reconocimiento internacional espero que no tengas problemas si tus indagaciones acerca del tiempo (el que todo lo cura) alcanzan repercusiones científicas mundiales. Siempre podrán alegar que no eres maltesa ni estudiaste allí, pero a la UCF no le va a gustar ni tantito así.

Aquí, sin embargo, el tiempo (el que acaba dando la razón y poniendo a cada cual en su sitio) parece que se detenga con tanto placer visual, gastronómico y, por qué no repetirlo, visual. Cada día está siendo una aventura para mí. Hace 3 días, sin ir más lejos, hice un viaje en globo aerostático por los Andes. ¿Sabes por qué se les llama “globos aerostáticos”? Porque vistos desde lejos, si te fijas en su forma, recuerdan claramente a los globos. Lo de “aerostáticos” ya no lo sé.

Perú está siendo un viaje muy enriquecedor para mí. Si bien no a nivel económico, sí que lo está siendo en el plano cultural. Ya toco la flauta con una soltura inimaginable. A lo que no termino de adaptarme es al estilo musical, pues aquí son más amantes de la Música Ligera. Comprometido, como sabes que soy, en causas de rizosférica altura, he decidido abrir una academia musical con proyección de conservatorio. Mi misión es hacer de Perú un intachable candidato a ganar Eurovisión algún día. Aprovechar sus inefables cualidades para la Música Ligera y enderezar su gusto hacia fines de más calado. Como todavía no se ha apuntado ningún alumno tengo mucho tiempo libre y aprovecho para buscar a la persona que se encargue de llevar la academia cuando yo me vaya. Está siendo muy difícil porque todavía carezco de infraestructura y el proyecto, sin nada físico que lo avale, no se vende bien.

Ya tengo mi vuelo de vuelta a la península. Si todo sale como espero, en cuatro días estaré en Madrid dispuesto a incorporarme al trabajo. El retorno a la rutina del bufete se me va a hacer duro, pero la verdad es que me apetece mucho poder decirle a la gente que sufro síndrome postvacacional; como cuando ves que te ha tocado desembarcar por la T4 y te alegras porque sabes que tendrás que esperar 3 minutos más de lo normal y así te puedes quejar a gusto. Llegaré a la T4 a eso de las 9 de la noche, aunque a saber.

Como todavía no sé dónde está Malta voy a poner muchos sellos.

Un beso muy grande, Lucía.

Conrado.

En el lindo Perú
9 agosto, 2007

Querida Lucía,

Perdona que no te hayan llegado noticias mías desde hace tantos días, el servicio de correos peruano es muy exigente. Llevo reescrita cinco veces la misma carta, porque me la devuelven una y otra vez desde el ministerio de Cultura. Sostienen que cometo faltas de ortografía y que la carta no saldrá del país hasta que esté escrita con más rigor. Por mucho que me esfuerzo no logro detectar los errores que cometo. Tanto es así que, como puedes ver, te tengo que escribir en francés. Espero que lo comprendas. Además, de este modo, puedes refrescar tus conocimientos en la lengua de Rousseau, que seguramente tendrás algo oxidados (Como no recuerdo cómo se decía “oxidado” en francés, y además no me sale otro adjetivo, te lo dejo en castellano).

Y ya que estamos hablando de lenguas, ¿qué idioma usan en Malta? Y lo que es más importante, ¿dónde está Malta? Me imagino que estará en Europa, porque si no se llamaría de otra manera, pero no logro ubicarla en el mapa. Sí que son discretos, sí.

Y hablando de mi viaje, te tengo que decir que Perú es un país extraordinario. En sus costas bucean muchísimas anchoas, los adolescentes son más altos que sus padres y los abuelos fuman en pipa. La gente aquí habla español antiguo, excepto en las montañas, donde se habla quechua, que quiere decir tienda de campaña.

Los peruanos son gente maravillosa. Nada más bajarme del avión me tocaron con un gorro de colores con orejeras, me pusieron un poncho y me dieron una flauta. Como me parecieron unos objetos curiosos decidí envolverlos para regalárselos a mis sobrinos a la vuelta. Bueno, pues cuando iba a salir del hotel, el recepcionista vino corriendo a suplirme nuevamente de gorro, poncho y flauta. Por lo visto tienes que llevar estos tres elementos si no quieres tener problemas por aquí. Haciéndome el despistado he logrado reunir suficientes souvenirs para todos.

La ciudad de Lima es muy parecida a todas las ciudades que conozco. Hay calles, edificios y peruanos. Lo mas chocante ha sido el hipódromo de Lima. En vez de caballos, allí corren una especie de ponis con rastas que escupen. Los llaman llamas pero creo que me tomaban el pelo. También he visitado la selva, un lugar donde todos los animales se comunican a gritos. Hay tantos que les cuesta mucho entenderse y tienen que levantar la voz más que en un bosque normal. Es muy estresante.

Antes de que se me termine este viaje me gustaría visitar Las Famosas Y Soberbias Islas Pacíficas Del Perú. El nombre tan largo con el que las han bautizado se debe a razones puramente comerciales. Como Ecuador tiene las islas Galápagos y Chile la isla de Pascua, Perú decidió no quedarse fuera del saco de los paises sudamericanos que dan al Pacífico con territorio insular de renombre internacional. Las famosas islas en cuestión son unos islotes donde sirven bebidas muy frías.

Bueno, me despido de ti como dicen aquí en Perú: ¡Saludos desde el otro lado del charco! No dejes de probar la cerveza de Malta, que por lo visto es deliciosa. Un abrazo muy fuerte, Lucía.

Conrado.

Es casi una huida
9 julio, 2007

Querida Lucía,

La situación en Londres se ha ido complicando por momentos. Te agradezco que enviaras ese telegrama, pero parece ser, por lo visto, que este periplo es un fracaso. No he conseguido encontrar a Jack. En el trabajo me dicen que no puedo pasar, que no ha venido. En su casa puede haber luz y música, pero nunca nadie dispuesto a abrirme la puerta cuando llamo. El hecho de haber venido a ver a un viejo amigo que no se ha dignado a aparecer podía aguantarlo. Al fin y al cabo, en la amistad no existe la obligación. Pero hay algo por lo que no voy a pasar: el recepcionista sodomita del hotel y sus degenerados planes.

El mismo día que llegué al hotel, pude ver cómo el recepcionista se besaba con una mujer rubia –muy guapa, por cierto-, que terminó siendo una clienta, la cual ocupaba la habitación 211. Hace un par de días vi salir al mismo recepcionista de la habitación 212, donde se alojaban 2 mujeres –morena y pelirroja-. Analizando los hechos, teniendo en cuenta que el recepcionista le da a todo (rubias, morenas, pelirrojas…), y que yo me alojo en la 213, no hay que ser muy listo para prever la sucesión: me va a tocar a mí el siguiente.

Dadas las circunstancias he decidido dar por terminado mi viaje a Londres. De hecho te escribo desde el aeropuerto. Como todavía me quedan unos pocos días de asueto, me he tomado la libertad de irme a cualquier ciudad del mundo. Ahora te continúo escribiendo, que voy a hablar con el señor que vende los billetes. El tendero de los vuelos, como me gusta llamarle.

Ya está todo solucionado. He llegado y le he dicho: “Next flight I buy”. Le ha costado un montón entenderme así que se lo he repetido: “Next flight!, next flight!, next flight!”. Me faltaba una servilleta al cuello y unos cubiertos con los que golpear el mostrador. Curiosamente el siguiente vuelo sale rumbo a Lima. Te preguntarás por qué he escrito curiosamente, y si te digo la verdad no lo sé, Perú es un destino como otro cualquiera. No lo borro para no ensuciar más la hoja.

Te tengo que dejar, que me llaman para embarcar. Ya te contaré más cosas desde Lima. Tengo muchas ganas de llegar y comprobar si existe alguna ciudad cercana que se llame Limón para hacerle una fotografía al cartelito de los autobuses que unan ambas ciudades.

Un abrazo muy fuerte.

Conrado.