Archive for the ‘Dinamarca’ Category

Dinamarca, ¡qué hermosa eres!
2 febrero, 2008

Hola Conrado!

A lo mejor esta postal te llega un poco tarde. Es que había dos buzones en la calle, uno en cada acera, y no estoy segura de en qué sentido pasan los carteros hacia España, así que igual lo recoge el cartero que va en dirección contraria y tiene que llevarla hasta el final, luego bajarla y volverla a subir.

El caso es que estoy en Dinamarca con Germán, pasando unos días de fábula y riéndome un montón. Vamos por la calle de la mano, andando a saltos, y cuando estamos en la playa yo me pongo a correr (no sé por qué) y él me persigue hasta agarrarme y tirarme al suelo, donde nos revolcamos. Duele un montón, pero por alguna extraña razón me río, le tiro arena a la cara y vuelvo a correr.

Dinamarca está bastante bien, con muchas cosas bonitas. Lo primero que hemos hecho ha sido hacernos una foto junto a la famosa “D” de Dinamarca. Es preciosa, no me extraña que la gente la prefiera cuando juega a la ruleta de la fortuna en lugar de la otra “D”.

Este mediodía me he hecho un descosido en la falda. No sé cómo ha podido ocurrir. El caso es que estábamos cocinando, y en la repisa de la cocina había un gran cuenco de cristal con harina y otro gran cuenco con chocolate fundido. Después de pasarme la mañana saliendo de un probador con distintos vestidos mientras Germán, desde una silla, ponía expresiones de desaprobación, he creído que lo propio sería echar un poco de harina sobre sus tartaletas. Germán ha debido malinterpretar este gesto, porque en seguida me ha tirado harina a la cara, y yo he tenido que devolver su ataque con una cuchara de madera impregnada en chocolate. Todo ha sido muy desconcertante, y el resultado ha sido un roto en mi falda, lo cual es lo peor que te puede ocurrir en este país, porque es imposible encontrar hilo y aguja: todas las cajas de costura están llenas de galletas de mantequilla.

Estamos enganchados a un programa de televisión que se llama “¿No sabes hacer nada bien, o qué?”. Es un programa donde va gente de la calle que no sabe hacer nada (bailar, cantar, imitar, contar chistes…) y no tienen ningún sueño friki. Los cástings son durísimos, y a la mayoría de los participantes les echan en cuanto descubren que tienen algún talento. Los muy cabrones han metido en la casa de “¿No sabes hacer nada bien, o qué?” a un tío que está como un queso y es doctor en medicina, para que todo el mundo se descojone de él. No va a durar ni una semana. Pero bueno, el que no vale no vale.

En fin, ya te seguiré contando. Ahora no puedo escribir más porque ha empezado a sonar música de alguna parte y tengo que volver a la playa a perseguir olas, llevar un peluche gigante que Germán me va a conseguir tirando en la feria y hacernos unas fotos en un fotomatón donde no deje que Germán salga bien hasta la última foto.

Ya sé que desapruebas todo ésto, pero te deseo que algún día conozcas el amor como yo lo he conocido. Cuídate mucho, Conrado.

Un beso.