Archive for the ‘Perú’ Category

Perú es un país de Música Ligera
9 septiembre, 2007

Mi muy querida Lucía,

Me ha hecho mucha gracia imaginarte con tanta notoriedad en ese pequeño gran país. Sabiendo ya sus características huidizas en cuanto al reconocimiento internacional espero que no tengas problemas si tus indagaciones acerca del tiempo (el que todo lo cura) alcanzan repercusiones científicas mundiales. Siempre podrán alegar que no eres maltesa ni estudiaste allí, pero a la UCF no le va a gustar ni tantito así.

Aquí, sin embargo, el tiempo (el que acaba dando la razón y poniendo a cada cual en su sitio) parece que se detenga con tanto placer visual, gastronómico y, por qué no repetirlo, visual. Cada día está siendo una aventura para mí. Hace 3 días, sin ir más lejos, hice un viaje en globo aerostático por los Andes. ¿Sabes por qué se les llama “globos aerostáticos”? Porque vistos desde lejos, si te fijas en su forma, recuerdan claramente a los globos. Lo de “aerostáticos” ya no lo sé.

Perú está siendo un viaje muy enriquecedor para mí. Si bien no a nivel económico, sí que lo está siendo en el plano cultural. Ya toco la flauta con una soltura inimaginable. A lo que no termino de adaptarme es al estilo musical, pues aquí son más amantes de la Música Ligera. Comprometido, como sabes que soy, en causas de rizosférica altura, he decidido abrir una academia musical con proyección de conservatorio. Mi misión es hacer de Perú un intachable candidato a ganar Eurovisión algún día. Aprovechar sus inefables cualidades para la Música Ligera y enderezar su gusto hacia fines de más calado. Como todavía no se ha apuntado ningún alumno tengo mucho tiempo libre y aprovecho para buscar a la persona que se encargue de llevar la academia cuando yo me vaya. Está siendo muy difícil porque todavía carezco de infraestructura y el proyecto, sin nada físico que lo avale, no se vende bien.

Ya tengo mi vuelo de vuelta a la península. Si todo sale como espero, en cuatro días estaré en Madrid dispuesto a incorporarme al trabajo. El retorno a la rutina del bufete se me va a hacer duro, pero la verdad es que me apetece mucho poder decirle a la gente que sufro síndrome postvacacional; como cuando ves que te ha tocado desembarcar por la T4 y te alegras porque sabes que tendrás que esperar 3 minutos más de lo normal y así te puedes quejar a gusto. Llegaré a la T4 a eso de las 9 de la noche, aunque a saber.

Como todavía no sé dónde está Malta voy a poner muchos sellos.

Un beso muy grande, Lucía.

Conrado.

Anuncios

En el lindo Perú
9 agosto, 2007

Querida Lucía,

Perdona que no te hayan llegado noticias mías desde hace tantos días, el servicio de correos peruano es muy exigente. Llevo reescrita cinco veces la misma carta, porque me la devuelven una y otra vez desde el ministerio de Cultura. Sostienen que cometo faltas de ortografía y que la carta no saldrá del país hasta que esté escrita con más rigor. Por mucho que me esfuerzo no logro detectar los errores que cometo. Tanto es así que, como puedes ver, te tengo que escribir en francés. Espero que lo comprendas. Además, de este modo, puedes refrescar tus conocimientos en la lengua de Rousseau, que seguramente tendrás algo oxidados (Como no recuerdo cómo se decía “oxidado” en francés, y además no me sale otro adjetivo, te lo dejo en castellano).

Y ya que estamos hablando de lenguas, ¿qué idioma usan en Malta? Y lo que es más importante, ¿dónde está Malta? Me imagino que estará en Europa, porque si no se llamaría de otra manera, pero no logro ubicarla en el mapa. Sí que son discretos, sí.

Y hablando de mi viaje, te tengo que decir que Perú es un país extraordinario. En sus costas bucean muchísimas anchoas, los adolescentes son más altos que sus padres y los abuelos fuman en pipa. La gente aquí habla español antiguo, excepto en las montañas, donde se habla quechua, que quiere decir tienda de campaña.

Los peruanos son gente maravillosa. Nada más bajarme del avión me tocaron con un gorro de colores con orejeras, me pusieron un poncho y me dieron una flauta. Como me parecieron unos objetos curiosos decidí envolverlos para regalárselos a mis sobrinos a la vuelta. Bueno, pues cuando iba a salir del hotel, el recepcionista vino corriendo a suplirme nuevamente de gorro, poncho y flauta. Por lo visto tienes que llevar estos tres elementos si no quieres tener problemas por aquí. Haciéndome el despistado he logrado reunir suficientes souvenirs para todos.

La ciudad de Lima es muy parecida a todas las ciudades que conozco. Hay calles, edificios y peruanos. Lo mas chocante ha sido el hipódromo de Lima. En vez de caballos, allí corren una especie de ponis con rastas que escupen. Los llaman llamas pero creo que me tomaban el pelo. También he visitado la selva, un lugar donde todos los animales se comunican a gritos. Hay tantos que les cuesta mucho entenderse y tienen que levantar la voz más que en un bosque normal. Es muy estresante.

Antes de que se me termine este viaje me gustaría visitar Las Famosas Y Soberbias Islas Pacíficas Del Perú. El nombre tan largo con el que las han bautizado se debe a razones puramente comerciales. Como Ecuador tiene las islas Galápagos y Chile la isla de Pascua, Perú decidió no quedarse fuera del saco de los paises sudamericanos que dan al Pacífico con territorio insular de renombre internacional. Las famosas islas en cuestión son unos islotes donde sirven bebidas muy frías.

Bueno, me despido de ti como dicen aquí en Perú: ¡Saludos desde el otro lado del charco! No dejes de probar la cerveza de Malta, que por lo visto es deliciosa. Un abrazo muy fuerte, Lucía.

Conrado.

Es casi una huida
9 julio, 2007

Querida Lucía,

La situación en Londres se ha ido complicando por momentos. Te agradezco que enviaras ese telegrama, pero parece ser, por lo visto, que este periplo es un fracaso. No he conseguido encontrar a Jack. En el trabajo me dicen que no puedo pasar, que no ha venido. En su casa puede haber luz y música, pero nunca nadie dispuesto a abrirme la puerta cuando llamo. El hecho de haber venido a ver a un viejo amigo que no se ha dignado a aparecer podía aguantarlo. Al fin y al cabo, en la amistad no existe la obligación. Pero hay algo por lo que no voy a pasar: el recepcionista sodomita del hotel y sus degenerados planes.

El mismo día que llegué al hotel, pude ver cómo el recepcionista se besaba con una mujer rubia –muy guapa, por cierto-, que terminó siendo una clienta, la cual ocupaba la habitación 211. Hace un par de días vi salir al mismo recepcionista de la habitación 212, donde se alojaban 2 mujeres –morena y pelirroja-. Analizando los hechos, teniendo en cuenta que el recepcionista le da a todo (rubias, morenas, pelirrojas…), y que yo me alojo en la 213, no hay que ser muy listo para prever la sucesión: me va a tocar a mí el siguiente.

Dadas las circunstancias he decidido dar por terminado mi viaje a Londres. De hecho te escribo desde el aeropuerto. Como todavía me quedan unos pocos días de asueto, me he tomado la libertad de irme a cualquier ciudad del mundo. Ahora te continúo escribiendo, que voy a hablar con el señor que vende los billetes. El tendero de los vuelos, como me gusta llamarle.

Ya está todo solucionado. He llegado y le he dicho: “Next flight I buy”. Le ha costado un montón entenderme así que se lo he repetido: “Next flight!, next flight!, next flight!”. Me faltaba una servilleta al cuello y unos cubiertos con los que golpear el mostrador. Curiosamente el siguiente vuelo sale rumbo a Lima. Te preguntarás por qué he escrito curiosamente, y si te digo la verdad no lo sé, Perú es un destino como otro cualquiera. No lo borro para no ensuciar más la hoja.

Te tengo que dejar, que me llaman para embarcar. Ya te contaré más cosas desde Lima. Tengo muchas ganas de llegar y comprobar si existe alguna ciudad cercana que se llame Limón para hacerle una fotografía al cartelito de los autobuses que unan ambas ciudades.

Un abrazo muy fuerte.

Conrado.